En busca de las enfermedades naturales de la economía - - La multiplicación de las OPORTUNIDADES - Informacion de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso

Vaya al Contenido

En busca de las enfermedades naturales de la economía

información de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso
Publicado por en Artículo ·
EN BUSCA DE LAS ENFERMEDADES NATURALES DE LA ECONOMIA

No nos vamos a referir a las enfermedades técnicas de la economía de las cuales se habla y se escribe mucho. Este artículo lo vamos a fundamentar en aspectos diferentes a la inflación, a la devaluación, a la rescisión, al desempleo, a la deflación, entre otros. Vamos hablar de otros factores que influyen directamente en los resultados que son los que busca la economía.

La economía es algo más que un resultado, el resultado será siempre una consecuencia de haber hecho y sucedido algo. La economía somos todos, y si todos tenemos vida para terminar más tarde muriendo, la economía también tiene vida y muerte ¿Cuál es la diferencia?, pues que los primeros la vida la decidimos las personas y la muerte la decide la propia lógica de la naturaleza, en el mundo católico DIOS, mientras que, en el caso de la economía, somos las personas las que le damos vida y muerte, por lo tanto, somos nosotros los responsables de sus éxitos y de sus fracasos.

Cada una de las personas, de las más de 7.300 millones que ocupamos el Planeta TIERRA, somos algo más que un número, somos o deberíamos ser un centro generador de riqueza, ello con sus éxitos y sus fracasos, pero esta insignificancia no es lo más importante, lo más importante es la respuesta a la siguiente pregunta ¿De qué depende que los 7.300 millones generemos negocios y como consecuencia, le demos vida a la economía? Este es el pilar fundamental del presente artículo.

A la economía la definimos “Como la ciencia que estudia la capacidad de las personas de generar riqueza para atender y satisfacer las necesidades de las mismas”.

La Tierra está llena de recursos, pero si las personas no tenemos la capacidad para conocerlos, buscarlos y explotarlos no serían útiles ni a la economía ni a la humanidad. Vamos a suponer que los conocemos, los hemos encontrado y los estamos explotando ¿De qué depende que los resultados sean exitosos o mediocres? Desde luego de las personas, De su conocimiento, de qué tengan un fin en la mente, de que tengan un objetivo concreto, del carácter emprendedor de las mismas, de que quieran y lo decidan y, sobre todo, de que estén dispuestas a trabajar más que nadie, de que sean constantes, de que comprendan de que el fracaso es la puerta del éxito y que al miedo lo tengan como el amigo que nos hace reflexionar. Estas entre otras claves hacen que fluya o se sumerja la economía. Cuando las personas reúnen estas y otras más condiciones, seguro que, con el tiempo, los resultados siempre serán exitosos.

La economía va más allá de la inteligencia de las personas. La economía, a diferencia de las personas, no tiene sentimientos y, en muchas ocasiones, son los sentimientos, los complejos y el que dirán, los que nos llevan al fracaso. La economía es una “lagartija” que siempre huye de los excesos y de los extremos de las personas. La economía tiene siempre un OBJETIVOS, los resultados, y no hay sentimiento que la desvié. Cuando los sentimientos se vuelven “cabezotas” los resultados finales siempre son el fracaso. La economía siempre busca RESULTADOS, cuando no los encuentra, al contrario de las personas que insistimos en lo imposible, huye a otros espacios para encontrarlos. La economía siempre ha sido más sensible que las personas, cuando estas se acatarran, la economía se pone en estado de alerta. Quizá tenga un “sexto sentido” que le permite ver y decidir antes que a nosotros.

Muchos piensan que los resultados son fruto de las circunstancias, según sean estas, los resultados serán unos u otros. Nosotros pensamos que las circunstancias las creamos las personas, por lo tanto, somos las personas las responsables en generar las circunstancias para obtener los resultados.

La economía está motivada si las personas están motivadas. Los errores de la economía siempre son antes de las personas, por ello la fórmula mágica de la economía después de razonarla es la siguiente: Economía = Personas x la suma de sus Actitudes / (por la suma de la motivación de las mismas + la suma de la falta de constancia)

La ventaja de la economía se fundamenta en la diversidad de pensamientos y formas de decidir y de hacer de las personas. Cuando estos son contrarios a los intereses de la economía, esta se vuela en busca de aquellos que le hacen más feliz y les ayudan a obtener su o sus objetivos para satisfacer. La economía de los pueblos siempre ha dependido de la forma de pensar, decidir y de hacer de sus gentes.

Concluyendo: la economía nunca tiene enfermedades ni complejos, las enfermedades físicas, psíquicas, complejos o aquellas derivadas de las propias de un modelo obsoleto de gestión de las personas, son las enfermedades que hacen enfermar GRAVEMENTE a la economía. La Economía siempre será una consecuencia de la SALUD física y psíquica de las personas. Ejemplos a su alrededor, los que quiera.





sin comentarios


Reservados todos los DERECHOS
Culebrón,89
03650 Pinoso. (Alicante) Spain
pinosoc2p@gmail.com
Regreso al contenido